header_conduccion

CONSEJOS
Consejos de conducción
CUANTO MEJOR TRATES A TUS NEUMÁTICOS, MEJOR RESPONDERÁN ELLOS.

Consejos de conducción: Les tratas bien… y tus neumáticos te responden.

Consejos de conducción

No puede ser más lógico. Cuanto mejor trates a tus neumáticos, mejor responderán ellos. Y eso no sólo consiste en revisar bien su estado y atender sus necesidades periódicamente. Significa también que debes conducir con la cabeza. Es decir: nada de acelerones, nada de frenazos bruscos, nada de locuras.

¿Lo ideal?

  1. Que conduzcas de forma progresiva y con una velocidad constante. Una conducción demasiado agresiva y alocada provoca un desgaste en las gomas.
  2. No entrar demasiado fuerte en las curvas y rotondas porque eso provoca que se desgasten los laterales en exceso.
  3. Evitar en la medida de lo posible los bordillazos o pasar a toda velocidad por badenes. Y si tenemos que subir encima de la acera, lo haremos con máximo cuidado. En caso de sufrir un golpe o un bordillazo lo mejor es parar y comprobar el estado del neumático y la llanta en el momento. Si se forma una ampolla podría acabar en reventón. Y ya sabemos que todos los reventones acaban en susto.
  4. No dejes nunca el coche aparcado encima de un bordillo, perjudica a los neumáticos y a la suspensión. Y a tu cuenta corriente…
  5. Si conducimos por nieve hay que tener en cuenta que el comportamiento de la nieve es similar al del barro. El neumático penetrará en la parte más blanda para encontrarse con una superficie dura debajo. Si nuestros neumáticos son excesivamente anchos tendremos más superficie de contacto, pero también peor adherencia.
  6. Si hacemos muchos trayectos por nieve lo ideal es contar con neumáticos adecuados o usar cadenas, el remedio para este tipo de situaciones puntuales. Eso sí, tienes que aprender a ponerlas o no te servirán de nada en el maletero.
  7. Si hay poca nieve puedes aprovechar las rodadas de los otros coches han hecho previamente.
  8. Afrontar una cuesta nevada puede convertirse en una gran aventura. En las subidas, y siempre que no estemos en carretera abierta, podemos intentar subir marcha atrás con un coche de tracción delantera. Así se aumenta la adherencia. En las bajadas es mejor usar las marchas más cortas y tratar de pisar por zonas que ya hayan sido transitadas.
(Visited 1.778 times, 538 visits today)