header_almacenamiento

CONSEJOS
Consejos de Almacenamiento
SI USAS DIFERENTES NEUMÁTICOS, TENDRÁS QUE ALMACENARLOS EN LAS CONDICIONES ADECUADAS.

Servicio de almacenamiento para tus neumáticos: Guárdalos bien, respeta su espacio y notarás los resultados.

La vida útil de un neumático y su almacenamiento

Para calcular la vida útil de sus neumáticos, muchos conductores se fijan únicamente en la a fecha de fabricación que aparece en el código DOT. Debido a ello, muchos rechazan sin motivo las cubiertas más antiguas.

Sin embargo, es errónea la idea de que la vida útil del neumático la marca su fecha de producción. Ésta, de hecho, no guarda una relación directa con su vida útil o su eficacia. Sin embargo, lo que sí puede ayudar a alargar su vida útil es manipularlos y almacenarlos en condiciones óptimas siempre que no estén montados en un coche.

Una vez el neumático es instalado en el automóvil, es el momento de empezar a contar su vida útil. Pero siempre que los quitemos (por ejemplo, para sustituir neumáticos de verano por neumáticos de invierno) es importante que sean guardados de forma adecuada.

Elementos que pueden resultar peligrosos para los neumáticos

La intemperie puede ser especialmente perjudicial para el estado de las gomas. Si tus cubiertas no están siendo utilizadas y permanecen a la intemperie (durante un mes o incluso más) la superficie se verá perjudicada. La goma se seca, se agrieta y aparece el fenómeno que llamamos “cristalización”.

Por ellos es vital proteger las gomas de la intemperie y el ozono (que resulta corrosivo para el caucho), conservándolas dentro de un lugar bien ventilado, fresco, seco y limpio. Fuentes de ozono pueden ser transformadores, motores eléctricos, equipos de soldadura, etc.

Los neumáticos deben conservarse a baja temperatura, por lo que hay que evitar fuentes de calor como tuberías o generadores eléctricos. También pueden ser muy peligrosas las llamas, objetos incandescentes y materiales que puedan dar lugar a chispas o descargas eléctricas.

Además el lugar de almacenamiento debe estar libre de sustancias como grasa, gasolina, gasoil y otros químicos o hidrocarburos que pueden resultar perniciosos para la goma.

Metales, maderas u otras superficies abrasivas o puntiagudas podrían producir cortes o pinchazos, por lo que cuanto más lejos de nuestros neumáticos, mejor. Siempre que las gomas sean manipuladas hay que utilizar instrumentos y equipos adecuados, además de guantes y ropa aptos para esta labor.

De no respetarse estas condiciones los neumáticos podrían sufrir daños irreversibles.

Almacenamiento a corto plazo o largo plazo

Cuando los neumáticos se guardan por un periodo de tiempo breve, pueden ser apilados. Al poder ser se colocarán en palets, pero nunca a alturas superiores a los 1,20 metros. Es conveniente invertir el orden de los neumáticos por lo menos una vez al mes. Cuando los neumáticos están montados sobre la llanta deben almacenarse inflados y en posición vertical, sin apilarse.

Si las cubiertas se van a almacenar durante un periodo de tiempo muy largo es vital evitar que se deformen. Para ello hay que girarlos (es decir, invertir su orden) y evitar que queden atrapados bajo objetos pesados que puedan aplastarlos. Al poder ser, los accesorios se guardarán en su embalaje original, en superficies que no presenten ningún riesgo.

Para periodos más largos de almacenamiento hay que colocarlos verticalmente en estanterías situadas a al menos 10 cm del suelo. Para evitar distorsiones hay que girarlos ligeramente una vez al mes. Si un neumático no se utiliza durante un periodo más largo hay que comprobar la presión regularmente y mantenerla en los niveles recomendados por el fabricante.

Almacenamiento de los neumáticos de invierno

Una de las soluciones más habituales para rodar seguros durante todo el año, es contar con un juego de neumáticos de verano (aptos para temperaturas superiores a los 7ºC) y un juego de neumáticos de invierno (adecuados cuando las temperaturas caen por debajo de los 7ºC y hemos de enfrentar suelos helados o nevados). Para mantener tus neumáticos de invierno en perfectas condiciones, es muy importante:

Fijarse en la posición que las ruedas ocupan en el coche antes de desmontarlas. Esto nos permitirá intercambiar los neumáticos delanteros con los traseros al próximo invierno, de modo que el desgaste se reparta de manera más uniforme.

Antes de guardarlos, es importante limpiarlos bien con agua y secarlos. Esto evitará la corrosión, ya que los neumáticos de invierno están a menudo en contacto con sustancias dañinas como la sal. Este lavado también elimina piedras y otros posibles residuos que puedan haber quedado atrapados en las ranuras de la goma.

Lo más recomendable para guardar los neumáticos es que éstos estén montados en las llantas, aunque esto obliga a contar con dos juegos de llantas. Es este caso, las cubiertas de pueden colgar o almacenar en horizontal. Si están desmontadas se pueden dejar de pie o en posición horizontal.

(Visited 1.715 times, 549 visits today)